Oración



    Como la palabra, la oración también es una realidad intuida por los hablantes (aunque estos suelan preferir hablar de frase). La oración representa un pequeño mensaje (unidad conceptual), en el que un predicado informa acerca de un sujeto (unidad estructural), y que se asocia en la escritura a un conjunto de palabras delimitadas por un punto al principio y otro al final (unidad formal). Tales marcas gráficas se corresponden en la lengua hablada con una entonación que la diferencia y aísla. Ninguna de estas propiedades asegura su reconocimiento, por tanto ninguna de ellas convierte la oración en un concepto científico (claro y distinto), como manifiesta la existencia de demasiados malos ejemplos.


Toda esta problemática tiene dos grandes causas:


  • La falta de ajuste entre las unidades conceptual, estructural y formal, con muestras que presentan una de ella (¡Ana!, Me gritó: sal pronto). Detrás de este hecho está el gran número de definiciones existentes de la oración, cada una de las cuales ha privilegiado una de ellas.

  • Los problemas de aplicación de los criterios emanados de la triple unidad. Esto se debe a que la unidad conceptual es de naturaleza mental y se materializa en unas propiedades formales de validez limitada. La entonación tiene muchos problemas y las propias de la lengua escrita lógicamente no funcionan en la hablada y, aparte, dependen demasiado de las decisiones individuales de los hablantes. Así puntuó A. Machado el primer serventesio de sus famoso “Retrato”:


  • Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
  • y un huerto claro donde madura el limonero;
  • mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
  • mi historia, algunos casos que recordar no quiero.

También podría haber sustituido los puntos y coma por puntos, entonces, se habría hablado de tres enunciados oracionales.


Para superar esta falta de definición se han seguido dos caminos: eliminar la oración o restringirla mediante la separación de la oración de otras unidades próximas. En un caso y otro, siempre el investigador y el profesor tendrá que luchar con la intuición originaria de los hablantes.


Enunciado, oración, cláusula y construcción



Para facilitar el estudio de la sintaxis del español, es muy útil esta distinción:

  • ENUNCIADO: unidad comunicativa mediante la que el hablante realiza un determinado acto transmitiendo un mensaje relativamente autónomo. Sus límites van de un punto a otro punto, por lo que posee una entonación propia. Pueden ser oracionales (Te llamo mañana) o no (¡Trato hecho!, ¡Ojalá!). Los enunciados oracionales más completos contiene una oración y ciertos constituyentes que quedan fuera de ella: conectores discursivos y modificadores oracionales. Los conectores discursivos (además, encima, sin embargo, no obstante, por lo tanto…) unen un enunciado a otro, dando lugar a diversas relaciones. Son un factor fundamental de cohesión en todo el texto. Los modificadores oracionales son adverbios y expresiones semejantes que aportan determinadas informaciones de carácter subjetivo sobre la oración, por lo que quedan fuera de esta (Desgraciadamente, se marcharon sin despedirse). Pertenecen también al enunciado y están fuera de la oración: los vocativos (Eva, tírate al agua, que está muy buena) y ciertos constituyentes que indican de que va a hablarse <(En cuanto al plan Bolonia, quiero que conozcáis este nuevo escrito).

  • ORACIÓN: unidad sintáctica definida por la relación sujeto y predicado. Esta relación define la estructura de las oraciones y organiza la red de funciones que las constituyen.

  • CLÁUSULA: oración incluida en otra oración. Pueden ser coordinadas (Ana ha cogido en brazos a Alejandro y este ha sonreído) o subordinadas (Dime quién va a venir). Para simplificar la terminología, en estos apuntes se seguirán llamando a las cláusulas, oraciones.

  • CONSTRUCCIÓN: término impreciso empleado hoy día para referirse a aquellas combinaciones de palabras en las que es posible distinguir un sujeto y un predicado y que poseen una identidad característica, de modo que su significado no se explica por la suma de sus constituyentes. Como las cláusulas, la mayoría de las construcciones no son independientes, aunque, frente a estas, sus peculiaridades dificultan su análisis como coordinadas o subordinadas.

  • PERIODO: Este viejo término gramatical, recuperado recientemente, se aplica para esas oraciones compuestas por dos oraciones entre las que se establece una relación causativa (causa-efecto), como las que encontramos en las condicionales (Si te duele, avisa), causales (Avisó al médico porque le dolía).


Detenidos aquellos terroristas [construcción absoluta], el barrio respiró tranquilo.
Eran mejores de lo que parecía [construcción comparativa].

La oración. Clasificación y otras características




    En el siguiente PDF que está disponible para su libre descarga se encuentran algunas de las características de las funciones sintácticas, de las oraciones, tanto simples, como compuestas.